TEMAS JURIDICOS Y MÁS

NO HAY CAMA PA TANTA GENTE

sábado, 28 de junio de 2008

Hay determinados asuntos, encargos de clientes, que nos generan una especial desazón por lo complejo del tema o lo "importante" del contrario. Son asuntos que aceptamos, unas veces por ego, otras por necesidad, otras por que no teníamos el no en la mente al momento de la proposición, que se yo!!

Lo cierto es que trabajas en ellos, haces tu labor lo mejor posible, estudias todo lo que puedes, pero pese a todos tus intentos de que fructifique, te encuentras día tras día, en el Juzgado, con un muro que a veces resulta infranqueable.

Creo que a todos nos ha pasado: encuentras resoluciones que te hacen dudar incluso si el juez de turno ha estudiado la misma carrera que tu (a veces lo achacas a que, a lo mejor, cuando explicaron el tema como él lo aplica estabas en la cafetería); repites y repites alegaciones que caen en saco roto, que no son contestadas, ni en sentido positivo ni negativo; retrasos injustificados y excusas para dilatar los procedimientos....

Este tipo de cuestiones proliferan cual setitas en campos otoñales cuando lo que estas tratando son temas de corrupción que han llegado al Juzgado de Instrucción. Ayer mismo comentaba, ante la sorpresa de un cliente sobre la suspension durante un año de unas diligencias previas, que lamentablemente ese tema no era de los que mas se dilataban (ejemplos hay muchos de detenciones actuales con diligencias abiertas hace tres años), y que lo único que nos quedaba era esperar a que Su Señoría quisiese darle cañita al asunto, previa advertencia del mismo (de Su Señoría) sobre lo "poco dado a los excesos que es en su trabajo", señalando expresamente que el no iba a detener a nadie (publicidad y medios de comunicacion las justitas para estos pobres políticos que lo único que han hecho de malo es robar al pueblo). Ante todo, como dice la canción, calma y sangre fría.

La paranoia te sale por los poros en este caso, y no dejas de pensar si realmente existen "manos protectoras" que hacen que a esta gente no le pase nada, o si finalmente les tiene que pasar por que el delito es muy grosero, les roce lo menos posible (intervención mínima). La confianza en el trabajo propio se pierde y lo único que queda es encomendarte al santo patrón de los imposibles (en mi caso mas difícil por que no soy católica) y rezar (ídem de lo mismo) por que finalmente el ordenamiento funcione y se cumplan y hagan cumplir las normas del mismo.

No se si ya he dicho en otras ocasiones que aun soy muy inocente

Saludos rosaditos

1 comentarios:

MAYE dijo...

Releo y edito, pero solo un poco. El motivo del titulo derivaba de la apariencia en los procesos contra la corrupcion politica, de que no estamos solos los abogados, el Juez de Instruccion y los imputados. Mas de una vez y mas de dos nos damos cuenta (entrando en la paranoia) de que alguien mas mueve algunos hilos para que las consecuencias del delito sean minimas (o inexistentes).
Estoy imbuida en la teoria de la conspiracion, que fuerte!! Pero es que te da por pensar tantas cosas....

Confianza en la Justicia, eso es lo que hay. Espero no ser demasiado inocente.